domingo, 24 de noviembre de 2013

¿Cómo va a envejecer tu rostro?

Descubre cómo envejece tu rostro y qué tienes que hacer para luchar contra el envejecimiento

Para saber cómo se comportará tu piel en un futuro lo primero que tienes que hacer es evaluar tu tipo de cutis, facciones, edad o estilo de vida. Aquí encontrarás consejos te ayudarán a quitarte algún año y, por qué no, alguna que otra arruga de encima. No pierdas más el tiempo.

Todos los expertos en la materia coinciden en que observando el rostro de una persona se puede saber casi a ciencia cierta cómo va a envejecer su piel.

Y es que determinados signos, como la calidad de la epidermis, el color, el tipo de poro, el grado de hidratación, las facciones, la estructura ósea o los gestos, determinan cuáles van a ser los puntos más vulnerables de una cara.

El aspecto y la evolución de los signos de envejecimiento característicos de cada edad –bolsas, patas de gallo, manchas...– ayudan también a determinar si tendremos una piel arrugada, fláccida o apergaminada pasados unos años.

Nuestra edad real no siempre coincide con la edad que aparenta nuestro cutis –la llamada edad extrínseca–, ya que el envejecimiento cutáneo está determinado por factores endógenos –el desgaste hormonal– pero también por factores externos –el sol, el tabaco, la alimentación...–.

La parte positiva es que, de nuestras dos edades, la extrínseca se puede, hasta cierto punto, controlar.

Lo creas o no, el futuro de tu rostro está en tus manos, de manera que puedes aprender a parar el reloj.

piel de cate blanchett
Cate Blanchett sabe envejecer con clase y elegancia


¿ES CIERTO QUE ENVEJECE ANTES UNA PIEL SECA QUE UNA GRASA?


En principio todos los tipos de piel envejecen igual, lo que les diferencia son los signos de envejecimiento que presentan.

PIELES SECAS:


Las pieles secas, al ser más finas que el resto y al tener más carencia de colágeno y fibras elásticas, se arrugan con mucha más facilidad.

También son más vulnerables a las agresiones externas, lo que provoca una deshidratación y una pérdida de tono y luminosidad prematuras, sobre todo si se exponen mucho al sol.

El efecto de la acción dinámica de los músculos hace que las patas de gallo y los surcos sobre la boca, sobre todo si eres fumadora, se marquen antes de lo habitual.

La ventaja es que las arrugas suelen ser más finas y superficiales que en una piel grasa, y es muy agradecida en cuanto la cuides un poco. Hidrátala, nútrela y protégela siempre del sol y conservará su juventud durante muchos años. 

PIELES GRASAS


Por su parte, las pieles grasas suelen ser más gruesas, por lo que se arrugan menos y aguantan mejor las agresiones externas (como los rayos del sol).

En cambio tienen una mayor predisposición a la flaccidez, ya que la grasa pesa más y hace que el cutis sufra de forma considerable los efectos de la gravedad.

Además, una tez grasa mal cuidada presenta un color cetrino nada favorecedor, nunca está sonrosada y sus arrugas son auténticos surcos difíciles de difuminar.

piel de scarlett johansson
Scarlett Johansson


¿INFLUYE EL HECHO DE QUE EL ROSTRO SEA FINO O REDONDO?


Un rostro delgado envejece de una manera diferente que uno que tenga más grasa o unos tejidos más gruesos.

A partir de los 35 años empezamos a perder parte de la grasa facial asociada con la juventud y el rostro presenta un aspecto más chupado que añade años a cualquiera.

Perdemos volumen alrededor de la boca, en los labios y en las mejillas, y se  resaltan los pómulos y la barbilla.

Así que, cuanta más grasa, más tejido subcutáneo para aguantar mejor el paso del tiempo.

Desgraciadamente, a partir de los 40 la mujer tiene que elegir entre estar rellenita y con la piel estirada o delgada y más arrugada.

Pero, ojo, los rostros con demasiada grasa también son más sensibles a la fuerza de la gravedad: sus cejas se caen antes, aparecen bolsas bajo los ojos y las mejillas se relajan.

Lo realmente importante es tener una buena estructura ósea. Un rostro con pómulos y mandíbula ancha envejece más lentamente porque esos puntos de soporte aguantan mejor los tejidos blandos.

 Al llegar la menopausia, los huesos disminuyen de tamaño y eso provoca que la piel se descuelgue y se arrugue.

 Al tener unos huesos prominentes, la reabsorción ósea se notará menos y los tejidos se arrugarán más lentamente.

piel de penelope cruz
Penélope Cruz

COMO ENVEJECE TU ROSTRO, DÉCADA A DÉCADA


Vamos a ver como nuestro rostro se comporta frente al paso del tiempo década a década.

COMO ENVEJECEMOS A LOS 30


Hasta los 25 años la juventud nos viene regalada, parafraseando las palabras del escritor inglés Arthur Conan Doyle. A partir de ahí nos toca a nosotros cuidarnos.

A finales de los 20 y principios de los 30 es cuando, muy a nuestro pesar, empiezan a aparecer los primeros signos de envejecimiento.

Surgen las patas de gallo, alguna que otra mancha como consecuencia de la exposición al sol, se vislumbran líneas de expresión en el entrecejo, frente y rictus, las bolsas y ojeras hacen su aparición estelar y el rostro comienza a perder luminosidad y firmeza.

Así que lo ideal es empezar a utilizar en casa cremas con ingredientes antiedad, como retinol, antioxidantes, vitaminas (especialmente la C), hidroxiácidos, derivados se soya, antilíneas de expresión y lo más importante: protección solar diaria.

Taylor Swift

COMO ENVEJECEMOS A LOS 40


Es el momento en el que la piel manifiesta las agresiones sufridas a través de los años. El cutis pierde poco a poco su elasticidad y los tejidos se relajan, provocando una pérdida del contorno mandibular y la aparición de pequeños surcos en la parte alta del cuello.

Las patas de gallo, las arrugas de la frente, entrecejo, contorno de labios y alrededor de la nariz se hacen más profundas. Se aprecia también una caída de los párpados y la aparición de manchas. Por último, la piel se reseca y presenta un aspecto más apagado.

Lo más importante en esta fase es alimentar tu piel con ingredientes que activen las células responsables de producir colágeno y elastina.

No olvides extender los tratamientos al cuello y extremar los cuidados en el contorno de los ojos.

Visita con más frecuencia a tu dermatólogo. Y visitas frecuentes a tu esteticista para activar la producción de colágeno y elastina y tonificar los músculos no te vendrán nada mal.

piel de hale berry
Halle Berry


COMO ENVEJECEMOS A LOS 50


En la menopausia la actividad hormonal se detiene y se acelera el envejecimiento. El síntoma más visible es el adelgazamiento de la epidermis y su consiguiente flaccidez, lo que hace que se desdibuje aún más el contorno facial y el cuello se arrugue.

La musculatura se ablanda, los párpados superiores se descuelgan, se acentúan las patas de gallo y los surcos nasolabiales, surge el denominado código de barras sobre la boca, la piel se torna más seca y grisácea y siguen apareciendo manchas.

Es el momento de recurrir a tratamientos hormonales para compensar carencias –tonificar, hidratar, alisar, difuminar, iluminar...– y luchar contra la atrofia de la epidermis.

Empieza en tu centro de estética con tratamientos activos que revitalicen el colágeno y la musculatura de la cara.

piel de julianne moore
Julianne Moore

¿DE MAYOR SERÉ COMO MAMÁ?


Todos los signos apuntan a que existe un factor genético que determina nuestra forma de envejecer.

Si te pareces a tu madre o a tu abuela, hay muchas posibilidades de que acabes envejeciendo como ellas, sobre todo en lo que a configuración ósea se refiere (pómulos, mandíbula, mentón...).

Pero también es cierto que nosotras mismas somos las máximas responsables de nuestro aspecto futuro.

Una hija con características semejantes a las de su madre puede padecer un deterioro o unos cambios orgánicos diferentes debido a su estilo de vida o a factores externos, pero una cosa es segura: si tu madre tiene tendencia a las manchas o a una piel irregular, tómalo como un signo premonitorio –y, por tanto, limita tus exposiciones al sol y utiliza diariamente una crema hidratante con protección–.

Otra forma de saber cómo envejeceremos es a través de pruebas médicas que analicen nuestros radicales libres.

A partir de los veintitantos empieza la oxidación celular, pero los signos de este envejecimiento no se observan externamente hasta pasados diez años.

Lo que sí se puede averiguar es la velocidad a la que se eliminan los radicales libres. La piel de una persona que los elimina lentamente envejecerá antes que la de alguien con una eliminación rápida. Sabiendo esto, se pueden contrarrestar los efectos nocivos de los radicales libres con tratamientos hormonales y antioxidantes.

piel de aishwarya rai
Aishwarya Rai


¿SE PUEDE PARAR EL RELOJ DEL ENVEJECIMIENTO?


Obviamente no, pero sí ralentizarlo. Tomando ciertas precauciones se pueden evitar muchos signos de un envejecimiento prematuro:

  • Para empezar, huye del sol o, en su defecto, utiliza un índice elevado de protección.
  • No olvides aplicar la crema en manos, cuello y escote.
  • Olvídate del tabaco y procura seguir una dieta equilibrada.
  • El uso de gafas de sol es de gran ayuda para retrasar la aparición de las patas de gallo.
  • Y procura no masticar demasiados chicles, porque eso contribuye a la aparición de arrugas alrededor de la boca.
  • La cosmética que incluye antirradicales libres ayuda también a mejorar el metabolismo celular y a evitar la oxidación de la piel.

como va a envejecer tu rostro
Belén Estéban


ALERTA ROJA CONTRA LOS ENEMIGOS EXTERNOS


SOL:

Su exceso hace que la piel se arrugue, se deshidrate, pierda elasticidad y sea más propensa a las manchas. Utiliza protección diaria y cremas con vitamina C, oligoelementos y proteínas.

TABACO: 

El humo y la nicotina provocan una vasoconstricción. ¿El resultado? La piel está poco oxigenada, tiene más toxinas, arrugas y un color grisáceo.

ALCOHOL: 

Ingerido en grandes cantidades, hace que el hígado funcione peor. Y cuanto peor trabaja éste menos toxinas se eliminan y más se deteriora el organismo. La piel adquiere un aspecto enrojecido –con capilares rotos en nariz y mejillas–, más seco y un tono grisáceo. Los tratamientos calmantes con camomila o aloe vera son de gran ayuda.

COMIDA: 

Las pieles mal alimentadas están desvitalizadas y desnutridas y presentan un aspecto grisáceo y deshidratado. Las frutas y vegetales con antioxidantes (cítricos, brócoli...) y beber mucha agua son la mejor solución. Los tratamientos con lípidos son otra buena opción.

ESTRÉS: 

Junto a la falta de sueño, es otro de los grandes enemigos de la piel. Por un lado, las personas sometidas a estrés segregan más cortisol, responsable de liberar radicales libres. Por otro, durante la noche se generan sustancias vitales para el funcionamiento de las células. Cuando hay estrés o falta de sueño, las arrugas son más marcadas y la piel más cetrina.

Al terminar de leer este artículo y entender como tu rostro va a envejecer, es tu turno: ¿qué cuidados tomas con tu piel?